Todo sobre "abril, 2011"

Cofradía de Mareantes de San Pedro

Hondarribia y Alrededores abr 26, 2011 No Comments

La Cofradía de Mareantes de San Pedro de Hondarribia (antes Fuenterrabía), es una de las instituciones sociales más antiguas del mundo.

Sus títulos, privilegios y fecha de  fundación datan de Agosto del año 1361.

Esta asociación, que cuenta más de seis siglos de existencia, constituye un justificado motivo de orgullo para Hondarribia. Sus estatutos denotan la clarividencia y previsión de quienes los redactaron. Aquellos sencillos pescadores se habían adelantado en cientos de años a los propugnadores de las más atrevidas teorías de socialización. Las ventajas de orden económico y moral alcanzadas por ellos, no han sido superadas.

Los más nimios detalles son tratados en un largo articulado, cuya lectura depara al curioso más de una noticia interesante.

Los cofrades eran socorridos en caso de enfermedad o vejez, así como del entierro y funerales, ya sean del pueblo o extranjeros que morían en dicha villa.

Cofrades, Marineros de la Cofradía de Mareantes de San Pedro de Hondarribia

La protección de la cofradía no cesaba con la muerte del asociado. El artículo 65 ordenaba que “cada cofrade vivo, dijese por cada cofrade finado, doce Paternosteres y otros tantos Requiem Eternam”.

Hasta finales del siglo XV, el banquete anual de la cofradía se celebraba en la iglesia parroquial y a puerta cerrada. El año 1482 se suprimieron estos banquetes dentro del templo, trasladándolos al sobrado del campanario.

Una sabia disposición impedía la validez de las sentencias de los alcaldes, “después de yantado ni bebido, y esto por razón que las voluntades de las personas después de comido y bebido, los juicios son mudables”.

Todos los años, en la festividad de San Pedro, se elige el abad mayor, los alcaldes de mar y los abades menores.

La elección tiene lugar en la sacristía de la parroquia después de oír la misa que se celebra en el altar de San Pedro. Los nombres de los votantes, que han de ser patrones de pesca con mando, son depositados en una urna y el muchacho más joven que haya en la iglesia en ese momento, saca seis papeletas que corresponden a los seis electores.

Estos electores se separan del grupo y van a reunirse a una habitación de la sacristía sin hablarse ente sí. Acto seguido depositan su papeleta con el nombre elegido por cada uno de ellos.

El niño va sacando sucesivamente los nombres del abad mayor, de los dos alcaldes de mar y de los tres abades menores y juran sus cargos frente al altar  de San Pedro.

Cumplida la parte religiosa y debidamente formados  con sus remos al hombro y al son del txistu y tamboril, se dirigen al edificio de la Hermandad, donde les espera una espléndido amaiketako (almuerzo). Este edificio está situado en la calle Zuloaga, es de una planta y fácilmente reconocible por el arco que tiene a su entrada  y el escudo de la cofradía en su fachada .

Todos los años, el día de Santiago, 25 de Julio, se efectúa el balance anual de la Cofradía, leyéndose un resumen antes las autoridades en la sacristía de la Parroquia.

Una bella y fornida muchacha de solera marinera, ataviada con un vistoso mantón de Manila, lleva sobre su cabeza, desde la sede social hasta la iglesia, el viejo arcón que encierra antiguos documentos y las cuentas de la Cofradía. A su regreso y frente a la entrada de la sede, la hermosa hondarribiarra, atendiendo a una llamad ancestral, gira varias veces sobre sus talones con la pesada carga en la cabeza. Es una danza ritual que se repite durante siglos.

25 de Julio, Santiago, Cofradía de Mareantes de San Pedro de Hondarribia

La presencia de aquellos arrantzales (marineros) que han seguido todo el ceremonial serios y correctos, los rostros emocionados de las pescadoras ante un espectáculo en el que intervienen sus padres, maridos e hijos, la ceremoniosa actitud de las autoridades españolas y la respetuosa presencia entre ellos del comandante naval francés, constituye un espectáculo impresionante.

Estas costumbres siguen vigentes en la actualidad.

Web de la Cofradía de Mareantes de San Pedro: http://www.kofradia.org/

COFRADIA DE MAREANTES DE SAN PEDRO – HONDARRIBIA- GIPUZKOA

25 de Abril, día de la Opila…

Agenda de Eventos, Hondarribia y Alrededores abr 22, 2011 No Comments

Es una de las tradiciones más dulces de nuestra comarca. Cada año el 25 de Abril las madrinas bidasotarras tienen una misión especial:  preparar la mejor opilla para sus ahijados. Algunas las  preparan y decoran  en casa, y otras las compran en cualquiera de las pastelerías de la zona.

Opila San Markos, 25 de Abril

La opilla, es un bizcocho de almendra, adornado con huevos cocidos y pintados de rojo , huevos de chocolate, caramelos, plumas de colores y un pollito amarillo… El día 25, se envuelve en un paño de cocina y se bendice solemnemente en la iglesia para luego degustarla en el monte, la playa etc…. Este año, el día de la opilla coincide con el Lunes de Pascua por lo que aquí en Hondarribia, casi todos subiremos a Guadalupe a disfrutar entre amigos de este bonito día y de la romería que se celebra en el monte en este día de Semana Santa.

Nuestra amiga Errose Etxebeste en su blog “ostiraletako postrea” nos detalla la receta de la Opila de San Markos: http://ostiralekopostrea.blogspot.com/

Pescadores de Hondarribia

Hondarribia y Alrededores abr 13, 2011 No Comments

Nota.- Datos entresacados que figuran en el libro “LO QUE EL RIO VIO”, de Luis de Uranzu, (seudómino de Luis Rodriguez Gal), escritor Irunés que desarrolló un gran trabajo sobre el Rio Bidasoa, y publicado el 28 de Junio de 1955.

Los nombres de pueblos y ciudades están escritos en castellano. Hoy en día muchos de ellos figuran en Euskera y nos referiremos a ellos entre paréntesis, para ceñirnos lo más posible a las costumbres y datos  de las distintas épocas.

FUENTERRABIA, (Hondarribia) puerto de pesca

Los  Ondarribiarras han tenido siempre fama de diestros y arriesgados pescadores. En toda la costa del Cantábrico nadie les aventajó en la captura del atún. Hoy en día se utilizan modernas embarcaciones que facilitan estos trabajos tan duros y arriesgados.

En noticias de finales del siglo XVI, la pesca en alta mar (merluza, besugos, etc.) que pescaban con cordel y anzuelo, iban pinazas (barco pequeño  de vela y remo) y  grandes traineras tripuladas por 16 o 18 pescadores y tardaban en regresar a puerto, tres, cuatro días y hasta una semana.

Los métodos de  conservación de la pesca era el escabeche para el besugo y la sardina, y secando otras especies. El besugo se pagaba en Fuenterrabía (Hondarribia) en el año 1599 a razón de 6 a 8 reales la docena y la sardina a 10 y 15 reales millar.

También se consumía mucho bacalao traído de Terranova .

Los bidasotarras (referido al Rio Bidasoa, frontera natural con Francia) fueron excelentes pescadores de ballenas. En el sello del Concejo de Fuenterrabía (Hondarribia) del año 1297 figura la captura de un gran cetáceo. Es éste un motivo heráldico frecuente en la costa cantábrica, pero el escudo de Fuenterrabía es el primero en el que se observa el arpón con un calabrote en cuyo cabo va amarrado un boyarín.

La fama de estos pescadores llegó a oídas del rey de Inglaterra que en 1612 pidió al rey de España varios arponeros vascos para enseñar a sus marineros tan arriesgado oficio.

La carne de la ballena era muy apreciada y sobre todo la lengua del cetáceo, plato muy solicitado y que se reservaba a los curas y altas dignidades eclesiásticas. “Era justo que a cambio de las oraciones que dedicaban a los navegantes y pescadores, éstos les reservaran las mejores tajadas de sus capturas”.

También los pescadores tenían sus obligaciones a cambio de la pesca de las ballenas, según consta en un fuero concedido por el rey de Castilla en el año 1237 a Zarauz, que dice textualmente “… y si matareis alguna ballena, me déis una tira desde la cabeza a la cola, según es fuero…”.

En la casa lonja de Fuenterrabía existía un horno para extraer la grasa de la ballena, la cual después de refinada servía para el alumbrado.

La pesca de la ballena era un espectáculo digno de ser visto, y muchos eran los viajeros que al paso por el Bidasoa, disfrutaban del mismo.

Carlos V, en su viaje a Fuenterrabía el 28 de noviembre de 1539, tuvo ocasión de  “ver matar una gran ballena, con gran complacencia”

Gran número de personajes que vinieron al Bidasoa en 1660 con motivo de la boda de Luis XIV de Francia con la infanta María Teresa de España, pudieron apreciar la destreza de los marineros.

Por cierto, que corría entonces el rumor de que las negociaciones que se estaban celebrando en la Isla de los Faisanes, en el río Bidasoa, para firmar la paz de los Pirineos entre Francia y España, se alargarían hasta que volviese una ballena que había sido vista hace unos meses.

Pocos días antes de firmarse la paz, apareció la ballena frente a los acantilados de Socoa (Sokoa, Francia). Los balleneros trabajaron durante cuatro días, al cabo de los cuales, la cuadrilla de Cibouru (Francia), consiguió hacerse con ella.

Hondarribia y su mar, Hotel Jaizkibel

El huesped más joven del Hotel Jaizkibel

Noticias del Hotel Jaizkibel abr 06, 2011 No Comments

Jon, el huesped más joven del Hotel Jaizkibel

Se llama Jon, tan sólo tiene 18 días y ya nos ha conquistado a todos….es el huésped más joven del Hotel Jaizkibel.
Sus aitatxos Nora y Juan Ignacio han elegido nuestro hotel para pasar unos días de relax y disfrutar de su precioso bebe en un entorno tranquilo y agradable …
Ha sido su primera salida , su primer viaje…él no lo recordará pero siempre podrán decirle que cuando era chiquitín  cuando sólo tenía unos días viajó a Hondarribia y se alojó en el Hotel Jaizkibel.

Jon con su Aitatxo, Hotel Jaizkibel de Hondarribia

Desde aquí un besote a Jon y a sus felices Aitatxos de todo el personal del Hotel Jaizkibel…ha sido un placer teneros con nosotros.