Hondarribia, la perla oculta

Historia de Hondarribia, Hondarribia y Alrededores, Visitas y Excursiones may 07, 2012 2 Comentarios

Estrenado ya el mes de mayo y con el sol que ya empieza a calentar, empezamos ya a hacer planes con vistas al verano. Desde el Hotel Jaizkibel, os invitamos a visitar Hondarribi y nuestro Hotel. Aunque durante todo el año es un destino precioso, en los meses de verano es aún más excepcional pasear por sus calles, playas y alrededores. 

El reportaje que en las próximas lineas podréis leer, fue publicado en el suplemento Ideas de El Periódico de Catalunya, el 24 de febrero del 2012.  El periodista Vasco afincado en Cataluña Txerra Cirbián hizo un reportaje sobre Hondarribi desvelando sus atractivos turísticos y naturales, sus gentes y costumbres, además de sus virtudes gastronómicas.

 

Para la mayor parte de los viajeros que visitan Gipuzkoa, el objetivo principal suele ser Donostia, la capital. Pero a unos pocos kilómetros se encuentra Hondarribi, una perla oculta en la frontera, que puede servirnos de base de operaciones para visitar otras partes de la provincia y el sur de Francia.

El tamaño dela antigua Hondarribies el más adecuado para pasar un fin de semana dedicado al descanso y a la buena gastronomía, que no tiene nada que envidiar a la de la cercana capital donostiarra.

Situada a algo menos de 600 kilómetros de Barcelona y a unos 20 de San Sebastian, Hondarribi tiene la ventaja de albergar el pequeño aeropuerto guipuzcoano a un par de kilómetros del centro de la localidad sin que ello provoque las molestias típicas de la contaminación acústica que genera el despegue o aterrizaje de los aviones.

Cuando el visitante llega a Hondarribi, teniendo el mar Cantábrico de frente y dejando atrás la población de Irun, lo primero que ve a la derecha es la bahía de Txingudi, formada por la desembocadura del Bidasoa, río que hace de frontera entre España y Francia, y con la localidad vascofrancesa de Hendaya en la otra orilla.

A mano izquierda, hacia el noroeste, se alza el monte Jaizkibel, que corre paralelo al mar con una altura media de 400 metrosy que tiene como punto más alto el pico de San Enrique de 574 metros. La costa, en esta zona, está formada por varios acantilados salpicados de algunas pequeñas calas.

faro higer hondarribi Hotel Jaizkibel

En su límite se encuentra el cabo Higer, este accidente geográfico que se puede considerar como el comienzo (o fin) del monte Jaizkibel o de la cordillera de los Pirineos, en cuyo faro empieza o termina el sendero pirenaico del GR-11. El cabo protege la bahía de Txingudi y la playa de Hondarribi de los embates del mar Cantábrico. Una gran playa vestigio de los arenales que antaño ocupaban gran parte dela zona. Unas marismas y arenales que fueron desecados y cubiertos de huertos, si bien se conservan algunas zonas de humedales.

El pequeño Castillo de San Telmo, situado en el acantilado junto al cabo, defendía la entrada del río Bidasoa de los ataques de los piratas. Reformado en el siglo XVIII, su torre y muralla remiten a un pasado medieval. Al ser de propiedad privada, no se puede visitar.

Murallas y casco histórico

Pero volvamos a la villa, porque el amurallado casco histórico, al que se accede a través de las Puertas de Santa María y de San Nicolás, está declarado conjunto monumental. Fue Alfonso VIII de Castilla quien le otorgó carta de naturaleza en el 1203, si bien comenzó a fortificarse varios años antes por orden del rey Sancho el Fuerte de Navarra.

Su fundación tiene un marcado carácter militar, dada su ubicación fronteriza. Una gruesa muralla de gran altura, rodeada de un foso, con baluartes y puentes levadizos, servían para defenderla villa. Yya desde esos tiempos de desarrolló también una importante actividad comercial, con astilleros y barcos mercantes y pesqueros. Lástima que los franceses volaran gran parte de la muralla el año 1974.

Pero el viajero puede encontrar aún varios vestigios de ese pasado medieval. Solo hay que ascender hasta el Palacio de Carlos V, sede del Parador Nacional desde 1968. Es quizá el edificio más significativo de la ciudad: una fortaleza rectangular, construida a finales del medievo, y ampliada durante el reinado del emperador Carlos V.

Al lado se encuentra la iglesia de Santa María, construida entre los años 1474 y 1549, cuando fue consagrada. De estilo gótico y añadidos renacentistas, el templo posee una bella torre barroca, construida a inicios del siglo XVIII por Francisco de Ibero. Si pueden, accedan a ella o a la azotea del parador para obtener una bella vista de la ciudad y sus alrededores.

Casonas de la Calle Mayor

Solo hace falta callejear un poco desde el palacio y la iglesia para descubrir bellas casonas y algunas casa-palacio, la mayoría de ellas reformadas, en especial enla calle Mayor, que es la que ostenta las edificaciones más singulares; el ayuntamiento o casa consistorial, con sus arcos de piedra, en el número 20 de la vía; el Palacio Casadevante, de estilo barroco, en el numero 5; la Casa Zuloaga, en el número 8, que fue propiedad del conde de Torrealta y es hoy sede de la biblioteca y el archivo histórico, de propiedad municipal; y la Casa de Ladrón de Guevara, con su curiosa fachada de ladrillo vitrificado, en el numero 4.

El visitante puede descender por esa calle hasta salir porla bella Puerta Santa María, o terminar de pasear por el centro histórico, donde aún le esperan la plaza de Gipuzkoa y las calles de Pampinot, Juan de Borda yla del Obispo, sin olvidar la plaza de Armas, anexa al Parador, con sus balcones de madera pintados de azul, verde o rojo.

Unos balcones que también están presentes en el colindante barrio de la Marina, que es nuestro siguiente punto de la ruta, ahora de eminente carácter gastronómico.

En efecto, la Marina está junto al puerto y era, ya extramuros, el barrio de los pescadores, llamado antiguamente arrabal dela Magdalena. Sucede que, en la actualidad, en calles como las de Santiago y San Pedro, bajo esos balcones de llamativos colores, adornados de flores, se ubican buena parte de los mejores locales de pinchos de toda Gipuzkoa.

2 Respuestas to “Hondarribia, la perla oculta”

  1. Txerra Cirbián says:

    Egun on! Bon dia!
    Gracias por citarme, amigos. Fue un placer visitar vuestra preciosa ciudad y aún más intentar recoger en un reportaje lo que hay en Hondarribi…
    Ahí siempre nos quedamos cortos para explicar todas las cosas que un viajero debería ver.
    Un saludo cordial desde Barcelona.
    Txerra

  2. Hotel says:

    Bon día!
    Gracias a ti Txerra, por describir con tan bonitas palabras nuestro entorno e historia.
    Enhorabuena por todo tu trabajo, que esperamos seguir leyendo.
    Un saludo desde el Hotel Jaizkibel.

Deja tu comentario