RECORRIDO POR LA COSTA: DE ORIO A HONDARRIBIA

Hondarribia y Alrededores abr 05, 2011 0 Comentarios

Un plan perfecto para este fin de semana.

Una pequeña cadena montañosa que corre paralela a la costa se interpone entre Orio y San Sebastián. La forman los montes Kukuarri, Mendizorrotz e Igeldo, lo que obliga a la carretera N-634 a seguir el curso del Oria y así evitar el amplio estuario que forma su desembocadura.

San Sebastián es la ciudad balneario por excelencia de la franja cantábrica. El destino de esta modesta plaza militar con vocación pesquera cambió el día en el que fue elegida por la reina María Cristina como lugar de veraneo de la Casa Real durante tres décadas. A principios del siglo XX, San Sebastián decidió su destino y se convirtió en la ciudad turística y cosmopolita que es en la actualidad, creando una serie de edificios y paseos consagrados a alabar esa bahía y ese mar que habían traído fama, visitantes y riqueza. Su puerto pesquero, con excelentes asadores de pescado, su parte vieja, repleta de bares con los conocidos pintxos, y el ensanche moderno.

El monte Ulía pone fin a San Sebastián por el este. Elevación al final de la cual desagua otra ría, la de Pasajes. Forma una gran bahía sobre la que se asienta el principal recinto portuario de Gipuzkoa y al que se accede a través de un singular fiordo. Lo bonito es llegar a Pasaia Donibane a través de la motora que parte desde Pasai San Pedro- imprescindible acercarse hasta su faro de Plata o al astillero Ondartxo donde se crean embarcaciones con métodos tradicionales-.Tanto uno como otro barrio ilustran a la perfección la esencia de un sencillo pueblo pesquero. Donibane sólo tiene una calle, empedrada de principio a fin, cerrada al tráfico, que sube, baja y cruza varios túneles. Victor Hugo pasó unos pocos días en una casa que miraba al mar-hoy convertida en museo- y quedó embelesado del pueblo y las antiguas bateleras que transportaban pasajeros de una y otra ribera.

La mejor forma de llegar a Hondarribia es ascender por la carretera del monte Jaizkibel –aunque también se puede ir por la N-I-, desfilar por su cresta, siempre con vistas al Cantábrico y a la cercana costa francesa y descender hasta Hondarribia. Antes desfilaremos junto al Santuario de nuestra señora de Guadalupe, sabiamente asentado en una hondonada con privilegiadas panorámicas sobre la bahía de Txingudi, los últimos suspiros de vida del río Bidasoa y las peñas de Aia. El cabo de Híguer es el último de la costa cantábrica, bajo cuyas aguas se hallaron curiosos restos de la ocupación romana de la zona, veinte siglos atrás. Los latinos se asentaron en los terrenos sobre los que hoy se levanta Irun, que acoge el museo Oiasso con numerosos vestigios de aquella época.

Hondarribia mira a Francia y a la vecina localidad de Hendaya, de la que sólo le separa un brazo de agua. La villa tiene dos partes bien diferenciadas, una intramuros, medieval y elevada sobre un altozano. Otra el barrio de la Marina. Hondarribia también tiene playa, paseo marítimo y puerto deportivo, lo que la convierte en un estupendo broche final para estos recorridos bañados en agua salada. Un camino que bordea la bhaía permite llegar hasta la ciudad fronteriza de Irún y descubrir el parque ecológico de Plaiaundi.

Fuente: Cuaderno de viaje de la Costa Vasca. Si necesitas más información sobre aspectos tratados en este cuaderno de viaje, ponte en contacto con la oficinas de turismo de las diferentes  localidades.

Sin Respuestas to “RECORRIDO POR LA COSTA: DE ORIO A HONDARRIBIA”

Deja tu comentario