San Marcos y la Opila

Historia de Hondarribia, Hondarribia y Alrededores abr 24, 2012 0 Comentarios

Aunque se diga que noo es más que un bizcocho adornado para nosotros la tradición de la opila tiene algo especial.

Dicen que en el siglo XIX se bendecían los campos coincidiendo con la festividad de San Marcos y que la comitiva encargada de hacerlo iba de barrio en barrio parando en los caserios dónde reponían fuerzas comiendo tortas de pan y huevos cocidos.

Más tarde un pastelero Irunés opto por cambiar la base de la opilla y hacerla de bizcocho. Dicen también que un día coció los huevos en el agua en la que hacía las garrapiñadas quedando todos con la cascara teñida de rojo.

Una Dama de Madrid, encantada con el pastel, comenzó a llevarse a la capital una opila para su ahijada y así de esta manera tan simple surgió la tradición de la opilla que todos conocemos.

Hoy en día las madrinas regalan una opila a sus ahijados hasta que estos se casan, y aunque vivan lejos de la comarca ellas se encargan de que la reciban puntualmente.

¿Cuántas opilas estarán viajando ahora mismo a los rincones más remotos?

Parece que el miércoles saldrá el sol así que procuraremos disfrutar de nuestra opila y por si alguien se anima a prepararla, aquí va una receta muy sencilla partiendo del bizcocho de yogur que todos hacemos.

Ingredientes para la elaboración de la Opila de San Marcos:

  • 1 Yogur natural
  • 4 ó 5 huevos
  • 2,5 medidas de azúcar
  • 3 medidas de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 125 grs de almendra mólida (1,5 medidas)
  • 1 chorrito de aceite
  • 1 pizca de sal

Después de mezclar todos los ingredientes y conseguir una masa homogénea, se incorporará en una fuente para hornear previamente manchada por mantequilla y harina. Es conveniente calentar el horno durante 10 minutos a 180ºC y después de se necesitaran 35-40 minutos para tener el bizcocho.

Una vez desmoldado untamos con mermelada de albaricoque (optativo) y decoramos con confetti, caramelos, chocolatitos, huevos de chocolate o cocidos y un pollito.

Una bonita manera de mantener las costumbres de nuestro pueblo y los lazos familiares.

Sin Respuestas to “San Marcos y la Opila”

Deja tu comentario